domingo, 14 de febrero de 2010

Bamberger Ranch -

Aún existen personas que aman la naturaleza en el mundo. Este fin de semana el grupo de becarios de Indígenas y Afro Latinos (IALS) pudimos conocer a uno, David Bamberger. Un hombre perseverante que ha dedicado mayor parte de su vida a realizar cosas que pocos se atreven. David ha creado un rancho modelo no solo para San Antonio, sino para el Estado de Texas. Bamberger Ranch está ubicado más o menos a una hora y veinte minutos de la ciudad de San Antonio. Tiene una extensión de 5,500 hectáreas y hace 36 años atrás este lugar era tan solo un lugar que nadie quería. Es así que David compro a bajo precio con el fin de hacer un lugar de conservación. Según la historia que el propio David nos contó, él heredó de su madre un libro. El libro es una historia de un hombre que convirtió un rancho similar a la que había comprado David y se convirtió en un rancho modelo de conservación. Bamberger Ranch hace 36 años fue un lugar que no tenia agua y a razón de esto existía pocos animales silvestres. David trabajo por muchos años haciendo hoyos alrededor del rancho, en siete hoyos no consiguió ni una gota. El afán de conseguir agua hizo que pensara de otra manera. El lugar era boscoso así que taló muchos de los árboles y a consecuencia de esto creció mucho pasto en el lugar. En un tiempo más adelante empezaron aparecer agua en los pozos. Según la explicación de David. Los terrenos que tienen mucho arboles dejan pasar pasar el agua rápido, pero si existe pastos naturales estos conservan el agua en lugares con caída.

Fue tres días de intenso trabajo para el grupo. Tres días compartiendo con chicos de dieciséis a dieciocho años de edad de Centro América. (Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Honduras, Costa Rica y República Dominicana). Llegaron a los EE.UU. como parte del programa de Departamento de Estado. Ellos son jóvenes embajadores de sus países que tienen una experiencia de pasantías. A nosotros del grupo IALS nos toco atender durante los tres días a 54 personas. Esto como practica del curso de Arts and Culinary de San Philips College. Fue una experiencia agradable ya que por primera vez pudimos experimentar el trabajo dentro de una cocina y la atención al cliente. Fueron momentos agradables y en la mayoría de los casos.